El libro electrónico ¿una realidad?

Escrito el Martes, 20 Mayo, 2008 a las 9:00 am por David
Filed under Tecnología, empresas.

Expertos del mundo editorial han afirmado que el libro electrónico es ya una realidad.

El libro electrónico, o eBook, tiene un atractivo especial para las editoriales que pueden rebajar los precios de sus productos hasta un 50%. Si profesionalmente estamos obligados a estar al tanto de las últimas tecnologías y/o tendencias de la informática, el formato del libro electrónico supone un gran avance. Podemos extrapolar esta idea a todos los profesionales de cualquier sector.
libro electronico
Sin embargo, aun intento mantener siempre un libro o dos en mi mesilla de noche para leer libros que me gustan a nivel personal, debo confesar que todavía no me he hecho al libro electrónico. Esa sensación que te da un buen libro entre las manos difícilmente te lo puede dar un libro electrónico.

Así pues, yo me quedo con el libro electrónico a nivel profesional.

una respuesta para “El libro electrónico ¿una realidad?”

  1. Miguel A. Says:

    ¡Hola David!
    Coincido al 100% con lo que comentas. Hace tiempo que se producen esporádicos lanzamientos de dispositivos electrónicos de lectura, pero ninguno ha terminado de cuajar totalmente. Por un lado, la duración de las baterías (bastante óptima hoy día, eso sí), y por otro, el más importante, la facilidad y comodidad de uso de los lectores electrónicos, que aún no son todo lo buenas que sería deseable, han hecho que no terminen de cuajar. Ni los específicamente diseñados con este fin, ni otros (he leído unos pocos libros en la pantalla de mi Dell x51v, y como que no es lo mismo…). A mí, que no me cambien el libro de siempre, su tacto, su peso, inclusive su olor.
    Donde sí encuentro un buen mercado para esos lectores es en los libros técnicos. Libros que se usan en muchas profesiones (muy especialmente en la nuestra, la informática), y que quedan obsoletos en apenas unos años. Sus costes son muy elevados, ya que implican mucho trabajo que debe ser amortizado en poco tiempo, y generalmente su lectura se presta más a las consultas rápidas (donde es eficaz un buscador en un archivo, que una búsqueda manual a partir del índice del libro) que a una lectura profunda y relajada. Ahí sí que apostaría por esos formatos. Si lanzasen cuantiosos ejemplares en un formato fácil de manejar, legible y a precios asequibles, no dudaría en hacer uso de la tecnología. Entretanto, me quedo con los libros de siempre.

Deja tu comentario